Deportes Ejercitacion
07/02/2014

Ventajas de escuchar música mientras ejercitas

Los entrenadores suelen considerar que la música les brinda a los alumnos toda la energía necesaria para entrenar. Por tanto, las canciones que seleccionan generalmente van acordes al estilo de los ejercicios.

Las personas aficionadas a los deportes y los instructores, saben muy bien la importancia que la música tiene en cada una de las clases, ya que estimulan y motivan. 

Cuando se pone música en un local de gimnasia, los alumnos llegan a admitir que están totalmente motivados y que además el ritmo de la música los energiza. Por otro lado, la música ayuda a que puedan armarse coreografías en el caso de ser precisas según la actividad.

Hay diversos estilos musicales para hacer rutinas, y entre ellos se destaca el funk, el hip-hop, el reggaetón, la salsa y el step.

Efectos de la música

La música además de amansar a las fieras, distrae y hace que dejés de lado el dolor y el cansancio. Para practicar es preciso que escojas canciones que tengan aproximadamente entre 120 y 140 bpms, dado que un estudio peruano de la Universidad John Moores ha demostrado que un 10 por ciento menos rendían los ciclistas que oían canciones lentas, mientras que aquellos que oían músicas de más de 120bpms llevaban un 10 por ciento de ventaja.

Si la actividad se trata principalmente de correr o subir un lugar empinado con la bici, la lista de canciones deberá reproducirse desde la más lenta hasta la más enérgica, pudiendo acelerarse desde los 100 bpms hasta los 160 bpms e incluso disminuir de a poco a 110 cuando el entrenamiento esté por finalizar.

Cardio ligero y medio

La música que va desde 128 a 132 latidos por minuto puede ser ideal para caminar rápidamente y realizar ejercicios elípticos.

Hay cinco canciones de 128 lpm ideales para comenzar:

  1. Bleeding love de Leona Lewis
  2.  Single Ladies de Beyonce
  3. Just Dance de Lady Gaga
  4. Disturbia de Rihanna
  5. 4 Minutes de Madonna

Y otras 5 canciones más de 132 lpm para continuar:

  1. Closer de Ne-Yo
  2. Big Girls Don´t Cry de Fergie
  3. Fire Burning de Sean Kinston
  4. Love Story de Taylor Swift 
  5. Poker Face de Lady Gaga

Yoga

Cuando se practica Yoga, la intensidad  de la música debe variar y cada calentamiento deberá hacerse en 100 latidos por minuto, mientras que los entrenamientos se hacen en 95 lpm y el estiramiento o enfriamiento en 75 latidos por minuto. La música debe ser con sonidos de la naturaleza y tranquila.

Sugerencias para ejercitar cómodamente

Todos sabemos que para realizar algún deporte, la música y la indumentaria es fundamental, por tanto esta última debe ser cómoda para evitar interrupciones. Por tanto, las zapatillas siempre deben estar bien ajustadas para no correr el riesgo de lesionarse y la ropa tiene que ser resistente y de buena calidad.

Para ello, KSI cuenta con una línea de remeras, musculosas, calzas y shorts, entre otros atuendos, elaborados con materiales dedicados al deporte. Visitá cualquier tienda física, o bien, mirá la sección de indumentaria y seleccioná la categoría que desees.

Esperamos que te haya sido útil este post y puedas ejercitarte escuchando buena música.