Salud Tu cuerpo
25/04/2016

Salud divino tesoro

El tiempo pasa y nos vamos poniendo...como queremos. Siempre estamos a tiempo de adoptar hábitos simples para vernos como de 20 o al menos más jóvenes que de la edad que tenemos. Acá te cuento algunos trucos casi mágicos pero verdaderos.

Y sí, la realidad para las que pasamos los treinta es que caemos en cuenta de que nuestros veintes fueron años de innumerables cosas. 

No paramos entre el trabajo, la universidad, hijos, sobrinos, viajes, comida rápida, comida lenta y recalentada, mucho arroz pocas horas de sueño. Corre, corre que no llegamos, listo llegamos vamos a otro lado. Bailemos, riamos, amemos, lloremos, riamos de nuevo, ahora todo al mismo tiempo.

Parecía que todo sucedía mientras nada en nuestro cuerpo cambiaba. Pero después de la década decadente, las cosas son distintas o al menos la vemos de manera diferente.

Es cierto que tenemos más experiencia y ya no nos afecta tanto como antes algunas cosas como no poder salir  los findes y sus respectivos días de semana, pero todo tiene consecuencias que en la realidad sin filtros son testimonio de las buenas o malas decisiones que hemos tomado en el pasado.

Calma chica que siempre tenemos aliados. Los buenos hábitos nos permiten cuidar del tesoro primordial de la vida, la salud y los podemos poner en práctica en cualquier momento.

Te voy a contar sobre algunos que he comprobado personalmente y son simples de implementar aunque como todo, es necesario mantenerlos en el tiempo para ver sus resultados. 

Comienzo por un dúo saludable: ingerir agua y perder agua. ¿Qué es esto? Imagino que todas estamos al tanto de la significación  de beber al menos 2 litros de agua diarios. Lo que también es necesario saber es la importancia de eliminarlo.

Suda chica, transpira sin importar la forma. Haz ejercicio, baila, anda en bicicleta, invita a tu pareja a una sesión de amor intenso, barre tu casa como si tuvieras que quitar toda una playa de arena blanca de tus pisos, no importa qué elijas para hacerlo, pero suda.

Verás casi inmediatamente que los poros de la piel de tu rostro están más pequeños y que las lineas de expresión se suavizan. La transpiración no solo elimina toxinas de tu cuerpo si no que mediante el movimiento se activa la circulación y ¿qué importancia tiene esto?  Imagina un río estancado, ¿qué sucede con el agua? Somos 70% de este líquido y nos puede suceder lo mismo si nos quedamos quietas por mucho tiempo.

Otro hábito saludable es beber agua tibia de limón cada mañana. Los dos mayores beneficios de este cítrico son su fuerte poder antibacterial, antiviral y los poderes de estimulación inmunológica, su uso también es una ayuda para la pérdida de peso porque el jugo de limón es, asimismo, digestivo y depurativo del hígado.

Personalmente comencé este hábito después de que la piel de mi rostro se manchara por la exposición al sol (a los veintitantos tampoco era consciente de la importancia de usar protector solar). Después de algunas semanas note cómo la piel se me aclaraba. La vitamina C contenida en el limón rejuvenece la piel desde el interior de tu cuerpo.

Te recomiendo también que leas la nota que hice sobre los cuidados básicos de la piel en este mismo blog NOTA

Siguiendo con la línea de productos naturales les cuento  sobre el Aloe Vera.  No fui yo quien descubrió lo beneficiosa que es esta planta pero la realidad es que siempre la tuve en el jardín más que nada de adorno hasta que un día y raíz de los efectos colaterales de una medicación, mi piel cambió su aspecto incluso mi cabello se había debilitado. Comencé a aplicarme su gel en la piel y el cuero cabelludo, créanme que había probado con productos químicos y no me dieron tan buen resultado como la sábila.

En fin, ¿qué es lo mejor para cuidar nuestra salud? Tener buenos hábitos claro. No beber en exceso, esquivar el tabaco y  la comida chatarra, hacer  ejercicio y reducir el estrés, mudarnos cerca de una playa divina, tomando sol con sus debidas precauciones, recordándonos lo lindas que nos vemos con los biquinis de KSI cool

 Ahora, si tu recorrido hasta ahora fue distinto, si la realidad sin filtros está lejos del mar y más que verano  hace frío, calma chica que siempre tenemos aliados.

Hasta la próxima.