Salud Tu cuerpo
07/05/2014

¡Llenate de energía!

Hay días en que nos invade un cansancio que entorpece cualquier actividad que pretendamos realizar. Ya sea una situación pasajera o crónica debemos buscar las causas y actuar para recuperar la energía que necesitamos para las exigencias diarias.

Una publicidad de un famoso yogur nos muestra cómo, en algunos momentos del día, nos ataca un monstruo que nos saca toda la energía: la pachorra. Esta imagen, aunque graciosa, evidencia una realidad que muchos  experimentan diariamente y suele ser minimizada entendiéndola como una situación normal en el estilo de vida actual. Sin embargo, el desgano y el agotamiento pueden ser alarmas que activa nuestro organismo para dar cuenta de un posible desequilibrio.

 

Consultá a un médico

Lo importante es que si el cansancio que sentimos es algo frecuente, no tenemos que dejarnos estar y debemos consultar al médico. El abanico de posibles causas es muy amplio y puede ir desde infecciones, problemas hormonales, afecciones cardiovasculares, falta de vitaminas, o síndrome de fatiga crónica, entre otros.

No obstante, si el médico descarta alguna causa física o psíquica, puede que el agotamiento se deba a alguna cuestión temporal relacionada a la sobreexigencia, falta de sueño, o alguna situación estresante como una mudanza o un día de trabajo intenso.

 

Tips para tener en cuenta

Si estas son las causas del cansancio y el desgano, rápidamente podremos reponernos con unas buenas horas de sueño y una buena nutrición basada en mucha agua y alimentos energizantes. Por ejemplo,  las frutas son, en general, muy buenas para este propósito, pero la banana en particular es excelente para  aumentar rápidamente los niveles de azúcar en la sangre.

Por otro lado, además de la alimentación, hay colores, aromas y sonidos que nos pueden ayudar a cargarnos de energía. Vestirnos con rojosnaranjas nos activará si estamos algo decaídos. En cuanto a los aromas, los aceites de pomelo, limón, naranja y jazmín suelen ser considerados muy estimulantes en el mundo de la aromaterapia. En el plano de los sonidos, algunos investigadores revelaron que la música es un energizante natural y escucharla fuerte nos puede ayudar a sentirnos más potentes.

 

La risa es la mejor medicina

Finalmente, si a pesar de todos estos consejos aún, te falta algo para combatir el desgano, busca rodearte de personas o estímulos que logren sacarte una carcajada. Cuando reímos el corazón late con más fuerza y aumenta nuestra presión sanguínea. Con todos estos consejos, la pachorra solo será el recuerdo de una famosa publicidad.