Salud Tu cuerpo
04/05/2015

La buena energía de las plantas

Además de darles un toque de frescura a los ambientes, rodearse de plantas tiene muchas ventajas para la salud y el estado de ánimo. En esta nota te contamos porqué es bueno tenerlas cerca.

Existen muchas personas que dicen no tener plantas en su hogar porque argumentan no poder mantenerlas vivas por mucho tiempo. Sin embargo, si todos supieran las grandes ventajas que implica tener estos seres vivos en nuestro entorno, seguramente se esforzarían un poco más en brindarles los cuidados (a veces mínimos) que necesitan.

Entre estos beneficios encontramos:

  • Aumentan la humedad del ambiente reduciendo las dificultades respiratorias.
  • Renuevan la calidad del aire a través de la filtración que se genera en la fotosíntesis.
  • Eliminan toxinas del lugar donde se las ubica.
  • Favorecen la relajación por sus colores, aroma y belleza.
  • Reducen el nivel de ruido en espacios pequeños y cerrados.
  • La práctica de la jardinería es un buen método para combatir el estrés

    

Por otra parte, para los que siguen el arte del Feng Shui, un hogar con plantas bien cuidadas refleja un espacio con buena energía, prosperidad y felicidad. Según esta técnica oriental, las plantas tienen una gran capacidad de darnos protección, predisponernos mejor para recibir el amor o fortalecer nuestra salud, entre otras cosas. Ejemplo de plantas protectoras pueden ser el aloe, el laurel, la ruda, el cactus, el bambú, entre otras. Algunas de las que atraen y mejoran las relaciones interpersonales y el amor son el jazmín, la magnolia, el cerezo, el romero y la albahaca. En cuanto a las que mejoran ciertos aspectos de la salud, encontramos la menta y el eucalipto.

En resumen, las plantas, además de aportar calidez en la decoración del hogar, nos devuelven con creces, el esmero que le brindamos. Y aunque para algunas personas (sobre todo los solteros), parecería casi todo un desafío ser responsable de prestarle atención y cuidado a la vida de otro ser vivo, tener y proteger una planta puede representar el comienzo de un pequeño cambio en su crecimiento personal.