Salud Tu cuerpo
20/08/2014

Gestos de seducción

Con palabras comunicamos ideas, emociones y deseos pero en muchas ocasiones los mensajes no verbales dicen más de nosotros que nuestros dichos, ya que son muy difíciles de controlar. En esta nota, te contamos qué gestos usamos a la hora de seducir.

Mediante la comunicación no verbal enviamos y recibimos mensajes sin palabras a través de gestos y posturas corporales. Para entender mejor el encuentro cara a cara con otra persona es fundamental conocer más sobre esta manera de expresarnos que va más allá de lo verbal.

Enfocado al mundo de las relaciones amorosas, los estudios científicos revelan que cuando nos encontramos en presencia de alguien que nos atrae, empezamos a desplegar una serie de señales corporales (muchas a nivel inconsciente) y nuestro cuerpo sufre una serie de cambios fisiológicos tales como un aumento del tono muscular, proyección del pecho hacia adelante y la adopción de una posición erguida.

Sin embargo, hombres y mujeres, usan gestos y movimientos corporales diferentes para atraer y comunicar su agrado por el otro. Aquí algunas señales según el género:

Hombres

  • Es posible que se pase una mano por el cabello
  • También puede girar el cuerpo hacia la mujer y desplazar un pie hacia ella
  • Del mismo modo,  es común que sostengan la mirada hacia la mujer más de lo normal. Si realmente está interesado, se le dilatarán las pupilas.
  • Con frecuencia adoptará la postura de las manos en las caderas para destacar su dimensión física y demostrar que está listo para entrar en acción.

Mujeres

Está comprobado que las mujeres tienen más recursos y habilidades para la seducción que los hombres. Estas son sus señales no verbales para indicar su agrado hacia el otro:

  • Largas miradas íntimas y un intenso contacto visual. 
  • En cuanto a los cambios fisiológicos es común que, como a los hombres, se le dilaten las pupilas y se les enrojezcan las mejillas.
  • La mujer suele jugar con el cabello sacudiendo la cabeza para echarlo hacia atrás o apartarlo de la cara.
  • La mujer interesada en un hombre exhibirá, poco a poco, la piel de las muñecas, por ejemplo, fumando o jugando con alguna pulsera.
  • Asimismo, cruzar y descruzar las piernas es una posición que las mujeres usan conscientemente para llamar la atención.

Así es que si somos muy observadoras y estamos atentas a las señales podemos darnos cuenta de lo que siente y piensa  pero claro, también tenemos que hacer el esfuerzo de que el otro perciba nuestras intenciones. Teniendo en cuenta que  los hombres son mucho menos perceptivos y en muchos casos totalmente ciegos al lenguaje gestual, las mujeres tendremos que apelar a todo nuestro encanto. Aunque hay cosas que nunca fallan: actitud, seguridad y sonrisas por doquier.