Salud Tu cuerpo
07/05/2014

Belleza de bisturí: Las chicas solo quieren verse bien

Desde tiempos remotos, la búsqueda de la belleza física ha impulsado a las personas a utilizar distintos medios para lograrla. En la actualidad, la cirugía plástica es una práctica cada vez mas frecuente.

El deseo de muchas personas de modelar su cuerpo para acercarlo a los ideales de belleza imperantes no es algo de este siglo, ni siquiera del anterior. De hecho los primeros documentos sobre lo que actualmente se conoce como cirugía plástica se remontan al año 500 a.c. momento en el que un médico indio crea un método para reconstruir las narices de aquellos que eran mutilados.

 

La belleza es una cuestión cultural

Desde siempre, hombres y mujeres buscamos acercarnos a las formas corporales aceptadas por la sociedad en un tiempo y lugar determinado. Por ejemplo, en el siglo XVII la mujer bella debía tener muslos grandes y caderas anchas. Ya en la década del 50 del siglo XX, el cuerpo femenino más valorado era el de las curvas prominentes como el de Marilyn Monroe, algo totalmente contrapuesto al de la modelo Kate Moss, ultra delgado,que en los años noventa, se mostraba como el referente femenino de belleza.

Siglo XVII  Marilyn Monroe  Kate Moss

Otro ejemplo de cómo lo bello no responde a algo universal sino a cuestiones culturales es el hecho de que en la Edad Media se consideraba perfecta a la mujer de labios finos, bajitas, senos pequeños y tez blanca. Nada más contrapuesto a la gran cantidad de colágeno que se utiliza en la actualidad para dar más volumen a distintas partes del cuerpo o al bronceado eterno que promueven los locales de cama solar.

 

Las cirugías estéticas en la actualidad

La verdad es que, en la actualidad, las cirugías estéticas son prácticas cada vez más frecuentes  y, sea cual sea el motivo de desear cambiar nuestro cuerpo ya sea para reconstruir lo dañado, levantar lo caído o quitar lo excesivo, los especialistas son los que deben evaluar cuando es conveniente la operación. Así por ejemplo, los médicos indican que, una intervención quirúrgica sería buena opción en el caso de que la corrección que se pretender hacer mejore la calidad de vida del paciente, a nivel físico y/o emocional. Sin embargo, no estaría bien indicada cuando lo que se pretende es resolver alguna carencia afectiva o un cuadro psicopatológico de algún tipo.

 

No todo pasa por lo físico

En cualquier caso hay que considerar que la búsqueda de la belleza es un anhelo legítimo del ser humano que no solo tiene que ver con las presiones sociales de tener el cuerpo perfecto. Sin embargo es conveniente que junto al cambio externo que queremos hacer, tratemos de  fortalecernos interiormente buscando el equilibrio entre cuerpo y mente, teniendo pensamientos positivos y aprendiendo a relajarnos. En definitiva, como dice la genial Maitena en una de sus historietas, no hay colágeno ni silicona que pueda rellenar el vacío existencial.