Salud Alimentación
26/03/2014

Sumá semillas a tus comidas de todos los días

Los especialistas en nutrición aconsejan consumir semillas por sus altos valores energéticos, así como también por su aporte de nutrientes y vitaminas que ayudan a potenciar la salud. Descubrí como agregarlas a tu alimentación diaria.

Cómo comer semillas

Puede ser que queramos incorporarlas pero nos preguntemos cómo comer semillas. Y está bien, porque hay que saber ciertas cosas para que la ingesta de estos vegetales tenga su máximo rendimiento nutritivo.

Es muy importante tener en cuenta que las cáscaras de las semillas protegen lo que tienen adentro y que dificultan la absorción de sus nutrientes. Para poder recibir todo lo que ellas pueden aportar al cuerpo, es necesario molerlas o licuarlas.Otra opción en ponerlas en remojo un tiempo antes de consumirlas porque, como las legumbres, las semillas mejoran sus propiedades nutricionales con el agua.

También pueden comerse solas, en ensaladas o agregadas a los yogures. Además, se pueden comprar las semillas en forma de harina y hacer panes o galletas con ellas. Siempre conviene consumirlas en crudo. Si se decide agregar las semillas a un plato caliente, lo mejor es hacerlo a último momento.

 

Cómo combinar las semillas con otros alimentos

Si un alimento se consumiría solo, su ingesta sería ideal. Pero nuestras costumbres nos llevan a mezclarlos para resaltar o mejorar los sabores y hacer las comidas mucho más atractivas a todos los sentidos. Lo importante, entonces, es conocer cómo mezclar los alimentos para que nos caigan más livianos y para no tener problemas durante la digestión.

No se deben mezclar las proteínas, es decir, no es bueno mezclar semillas ni legumbres entre sí en una misma comida. Estas se deben comer con verduras y hortalizas que contengan vitamina C -brócoli, repollo, espinaca, etc.- para que el hierro vegetal se absorba bien.

La única fruta recomendada para mezclar con las semillas es la manzana, por ser un alimento neutral. Vale la pena recordar también que conviene comer las frutas alejadas de las comidas principales.

 

Las semillas y sus propiedades

Las semillas de girasol son la mejor fuente vegetal de vitamina E, que aumenta la respuesta al sistema inmunológico. Además, contiene calcio, hierro y vitamina B.

Las semillas de sésamo son fuente vegetal de calcio: 50 gramos de sésamo tiene más calcio que un vaso de leche. Por esto, ayuda a la reducción del colesterol y calorías, por lo cual es bueno incluirlas en dietas para reducir el peso. Posee también calcio, zinc y magnesio.

Otra muy recomendable es la semilla de lino, porque su cantidad de fibra es superior a la de cualquier cereal. Por eso es recomendable para la reducción de peso y colesterol, así como también para prevención del estreñimiento. También tiene omega 3 -supera a las cantidades del pescado-.

Otras semillas son: chía, zapallo, quinoa, amaranto, centeno, mostaza, etc.

   

Beneficios de las semillas

Las semillas tienen beneficios y son muchísimos. Son, en principio, un alimento sano, con vitaminas, minerales, omega 3 y 6. Entre algunos de sus principales beneficios se encuentran los siguientes: ayudan a aumentar el colesterol bueno y disminuir el malo. También tienen fibras que mejoran el tránsito intestinal y previenen la constipación. Como tardan en digerirse, producen saciedad, y esto ayuda a reducir el peso.  Como si fuera poco, ayudan a prevenir enfermedades.

 

Incluir semillas a la dieta diaria

No quedan dudas de que incorporar semillas a la dieta diaria es saludable y beneficioso para el organismo. Sólo es cuestión de empezar a incluirlas, teniendo ciertos cuidados en la preparación y combinación. Después sólo disfrutar de su sabor y sus beneficios.