Salud Alimentación
25/04/2014

¿Conocés los beneficios de la vitamina K?

Una de las principales ventajas de la vitamina K se encuentra en las terapias antienvejecimiento, además de que es esencial para la coagulación de la sangre. ¿Querés saber más? ¡Echá un ojo acá!

Beneficios de la vitamina K

La vitamina K fue descubierta en el año 1929 y a partir de ahí  es reconocida como un elemento esencial para la coagulación de la sangre. Su nombre viene de la palabra alemana koagulation, que en español significa coagulación.

Investigaciones recientes han demostrado que esta vitamina es una buena herramienta para los tratamientos para trastornos de la edad. Entre los hallazgos más sorprendentes de esta vitamina se encuentra la regulación y la producción del flujo de calcio. Por esta razón es un elemento clave para prevenir enfermedades por la vejez.

 

  • Contra la osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad que degenera la resistencia de los huesos y, de acuerdo a exámenes recientes, la vitamina K es un buen auxiliar para reducir el riesgo de padecerla.

 

  • Contra la arterioesclerosis

Quizá te resulte útil saber que la vitamina K también es un auxiliar para reducir la calcificación de las arterias o arterioesclerosis, según estudios realizados en Japón con animales.

 

  • Contra la diabetes

Y otra vez los japoneses a la escena… estudios realizados en ese país demostraron que los animales con mucha deficiencia de vitamina K tuvieron problemas en el páncreas a causa que les subió la insulina en la sangre, algo parecido a lo que sucede en el organismo humano cuando tiene diabetes.

 

  • El Alzheimer

De acuerdo a estudios, existe una correlación entre la aparición de Alzheimer y la deficiencia de vitamina K. De hecho, se sugiere que si no hay suficiente vitamina K en el organismo puede haber problemas con la función cerebral. 

 

Donde conseguís la vitamina K

Normalmente el cuerpo se encarga de producir vitamina K pero sintetiza solo un tercio de lo que necesitamos, entonces es importante que comas alimentos que la contengan como por ejemplo hígado de cerdo, yogur, yema de huevo, algas marinas, alfalfa, aceite de hígado de pescado y verduras de hoja verde, así evitarás la deficiencia.

Para adultos la dosis recomendada es de cerca de 100 mg, una cantidad que, si llevás una dieta saludable, podrás obtener sin problema. A pesar de esto hay circunstancias en las que tomar un suplemento de vitamina K puede ser necesario.

 

Deficiencia de vitamina K

Aunque la deficiencia de esta vitamina es poco frecuente, suele presentarse en personas con enfermedades intestinales que se relacionan a una mala absorción o también después de haber tenido una cirugía en los intestinos. Si te faltá vitamina K habrá problemas de sangrado y coagulación sanguínea.

 

¿Mucha vitamina K?

Los excesos causan males y en salud no hay excepciones. Si tomás demasiada vitamina K y estás embarazada puedes causar anemia en tu bebé y hemólisis para ti en caso de que tengas deficiencia de glucosa-6-fosfato.

Otras fuentes de vitamina K son muchas y variaddas como  por ejemplo las coles de Bruselas, el brócoli, la coliflor, la col rizada, la lechuga romana y la lechuga de hojas verdes. Además esta vitamina es elaborada por bacterias que se encuentran en los intestinos.