Salud Actividad Física
10/02/2014

Ganale al sedentarismo

La rutina de cada persona suele involucrar horas muy extensas de inmovilidad, bien sea porque se trabaja dentro de una oficina o porque no se realiza educación física para mantener en movimiento al cuerpo.

El sedentarismo perjudica mucho a la salud pero puede superarse, solamente hay que ponerle voluntad y calcular con exactitud cuánto sedentarismo hay en nuestra vida y de esa manera poder modificarlo con hábitos pequeños.

Alimentación

Si la rutina te mantiene muy quiera, compensa comiendo alimentos que no tengan muchas calorías, evitando de esa manera helados, masas, tortas, facturas, cremas, gaseosas, panificados y sándwiches, sustituyéndolos por lácteos descremados, frutas y verduras.

Sin embargo, si no pueden evitarse estos alimentos debido a la gran tentación que generan, lo ideal es que reduzcas la cantidad a la mitad. Es decir, si antes consumías dos porciones de pizza, procurá comer una sola.

¿Qué actividades puedo realizar?

Realizar actividad física durante 30 minutos todos los días es lo aconsejable, ya que lo ideal es que hagas aquellas que son dinámicas, como por ejemplo trotar, andar en bici, caminar y nadar.

  • Si bien el gimnasio no es algo excluyente, podés realizar diversas actividades o clases de pilates, yoga, Zumba u otros ritmos. Averiguá el centro de danzas más cercano a tu domicilio y mirá la indumentaria que KSI tiene para ofrecerte.
  • Cuando estés en tu lugar de trabajo, evitá usar el ascensor, mejor usá las escaleras y aprovechá cualquier oportunidad para salir del asiento.
  • Cuando vayas a comprar, no dejés el auto cerca del comercio, mejor dejalo a unas cuadras para poder ir caminando.
  • Realizá los quehaceres domésticos, tales como arreglar el jardín, limpiar, lavar el coche o aspirar toda la casa, dado que son muy buenos los motivos para estar en movimiento.

Otros consejos importantes

  • Cuando vayas a la oficina evitá comprar alimentos por ahí, llevate una vianda para controlar lo que comerás y qué cantidad.
  • Por otro lado, respetá siempre los horarios entre las diversas comidas, estableciendo un horario para desayunar, otro para las colaciones y otro para el almuerzo. Además, si podés, tratá de comer con tus compañeros de trabajo para poder charlar y respetar de esa forma las debidas pausas y no atorarse con la comida.
  • Si tenés un ataque de ansiedad, recurrí a aquellos alimentos bajos en calorías, como las manzanas y bebe cada tanto un vaso de agua para llegar a los tres litros de agua recomendados por día.
  • Para que actives tu cuerpo, podés ir caminando al trabajo o en bicicleta y aumentar la velocidad. No obstante, si vas en colectivo, tal vez puedas bajar unas cuadras antes de llegar al trabajo para caminar uso minutos al menos y compensar con la vuelta a la parada y el regreso a casa.
  • Parate muchas veces durante el día para ejercitar y estirar las piernas.

Esperamos que todos estos consejos te hayan sido útiles y que puedas aplicarlos a partir de ahora. En el caso de que deseas sugerir otros tips, podés hacerlo dejando tu comentario, el cual será bienvenido.