Moda Belleza
04/02/2015

Moda: Lo que ayer era “out” y hoy es “in”

Muchas de las tendencias que hoy son aceptadas como “estéticamente correctas” ayer eran criticadas si alguien se animaba a lucirlas. En esta nota te mostramos algunos ejemplos.

Raíces oscuras en un pelo teñido de rubio: hasta hace un par de años eran indicios de una mujer que desatendía su look o que no tenía los recursos para recurrir a la peluquería. Hoy, muchas se animan a las mechas californianas o simplemente dejan crecer su pelo sin volver a teñir el nacimiento de su cabellera oscura. Shakira fue una de las primeras que impuso esta tendencia y muchas la siguieron.

   

Piel muy bronceada: Hace más de un siglo que en occidente se usa tomar sol para dorar la piel. Y cuánto más, mejor. Sin embargo, no siempre fue así ya que por ejemplo, en la década de 1910, la piel morena era símbolo de la clase trabajadora que pasaba largas horas bajo el rayo del sol. Por tanto la moda de aquella época era tratar de mantener el cutis lo más blanco posible, tratando de evitar la exposición o usando cremas blanqueadoras como hoy lo hacen las japonesas.

  

Delgadez: Aunque cueste creerlo, el cuerpo magro no siempre fue considerado “bello”. En el siglo XIX y parte del XX las mujeres con muchas curvas que lucían “bien nutridas” denotaban buena salud y por, tanto era signo de belleza. Hoy se busca encajar en los talles de ropas más chicos aún cuando, en algunos casos, no es lo más saludable.

   

Cabello alisado: En la actualidad, los tratamientos de alisados se promocionan cómo el final de todas las penurias para quienes tienen pelo ondulado o con frizz y las publicidades muestran cómo las “lacias” se ganan todas las miradas masculinas. No obstante, alguna vez, las “ruludas” se cotizaban más que cualquiera. Es que allá por el 1900, se usaban los cabellos ondulados porque eran signo de juventud. En cambio el pelo lacio era mal visto porque denotaban una personalidad aburrida y caprichosa.

    

Así es que, según las tendencias,  podemos peinarnos de diferentes formas o lucir un cuerpo más o menos bronceado o modelado. Sin embargo la mirada positiva del otro sólo llegará cuando nosotras demostramos que nos agrada lo que somos. Y aunque los cánones de belleza vayan cambiando, la clave está en la actitud y en cultivar un look propio. Así lo creía Yves Saint Laurent para quien “"las modas se desvanecen pero el estilo es eterno".