Días Especiales
15/06/2016

Nuestros padres, nuestros ejemplos

¿Sabes por qué imitamos las expresiones de nuestros padres? En esta nota te lo contamos

Quizás te haya pasado… Hacer un gesto, decir algo y darte cuenta que sin querer, imitaste las expresiones de tus padres. En principio, hay una explicación científica del asunto y es que cuando nacemos, más allá de los instintos, no sabemos manejarnos en el mundo y la manera que tenemos de aprender es observando y copiando. Desde pequeños, quienes nos crían se convierten en nuestros ejemplos a seguir.

Y, por otro lado, está la herencia, genética, ideológica y emocional. Nuestros ojos pueden tener el mismo color que el de nuestros padres, pero más allá de eso, también recibimos de ellos las enseñanzas de su propia experiencia, sus amores, pasiones y  tristezas. De alguna manera, una parte de ellos, está en nosotros.

Por estas razones, los padres ocupan ese papel principal en la película de nuestras vidas. Son nuestros dobles de riesgo de nuestras películas de acción, héroes en nuestras escenas épicas, guionistas en nuestros momentos románticos… Y, aunque nos gustaría que lleguen con nosotros hasta al “final feliz”, a veces se van antes, dejándonos su legado para siempre.

Un día al año no parece ser suficiente para celebrar o recordar a quien imitamos sin querer, a quienes admiramos, a veces sin decírselo. Sin embargo es una excelente oportunidad de expresarles lo que sentimos antes de que se termine la película…

¡Feliz día del padre!